Autor: 
Luis Miguel Jiménez

La novilla es el futuro de la explotación. Invertir en ella durante dos años (desde el nacimiento hasta el parto) dará como resultado una vaca que va a producir el máximo de leche que le permita su genética y la alimentación y, sobre todo, una leche de la más alta calidad. Todo esto, por supuesto, se va a traducir en beneficios para la explotación. Si existe alguna deficiencia durante este periodo podrán acontecer enfermedades que reduzcan considerablemente la producción.

La mastitis es una de las enfermedades de las vacas adultas que más pérdidas ocasiona en la producción lechera (USDA, 2008). En las novillas sin parir pueden existir infecciones intramamarias (IIM) que en muchos casos desencadenan una mastitis clínica. Existe una gran variedad de bacterias que causan IIM.

Penetran a través del canal del pezón cuando los pezones son expuestos a estos gérmenes.

Según el reservorio primario y la manera de transmisión se clasifican en bacterias contagiosas o ambientales. La ubre de las vacas infectadas por bacterias contagiosas es el reservorio principal de este tipo de bacterias. La exposición de las terneras a estas bacterias puede ocurrir cuando se alimentan con leche procedente de vacas infectadas.

Dentro de los programas de erradicación de mastitis causadas por microorganismos ambientales como Staphylococcus aureus o Mycoplasma bovis una práctica es no administrar la leche de vacas infectadas sin proceder a su pasteurización.

Por el contrario, los patógenos ambientales tienen su origen en el ambiente. Por lo tanto, las novillas pueden infectarse con este tipo de microorganismos cuando entran en contacto con zonas húmedas: barro, estiércol, etc. Sobre todo en las zonas de preparto. El control básico de este tipo de mastitis consiste en mantener el medio ambiente donde están los animales en las mejores condiciones de higiene posibles.

Otros microorganismos denominados oportunistas pueden ser los que ocasionen IIM en novillas. Los más destacados son las diferentes especies de estafilococos coagulasa negativos (SCN). No todas las especies de SCN son iguales, incluso lo que caracteriza a las diferentes especies es la patogenicidad. Existe una amplia gama de microorganismos que causan mastitis clínica en novillas durante el periodo de preparto y la primera semana del parto. Normalmente, en rebaños con una alta incidencia de mastitis contagiosa por Staphylococcus aureus hay una gran probabilidad de que muchas novillas tengan mastitis clínica causada por esta bacteria.

Mediante estudios histológicos de glándulas mamarias infectadas de novillas de 18 meses se demostró una gran proliferación de cocos colonizando las células queratinizadas del canal del pezón, así como, la parte más distal de la cisterna del pezón. Estas bacterias acceden al interior de la ubre donde colonizan las células alveolares y provocan un menor crecimiento de los alveolos mamarios, una única capa de células cúbicas rodeando a un menor espacio luminar con muy poca o ausencia total de secreción. El espacio conectivo interalveolar aumenta disminuyendo el tejido epitelial glandular, con gran proliferación leucocitaria, principalmente linfocitos y neutrófilos.