Los datos de control lechero son una herramienta muy útil para el diagnóstico de la situación de mamitis en una explotación. Además, pese a que en muchas ocasiones se limita su uso para eliminar leche y escapar a las penalizaciones, son de gran utilidad en los programas de control de la calidad de la leche ya que ofrecen, bien analizados, conclusiones muy valiosas sobre la situación de la explotación y de los animales a nivel individual.

Actualmente, gracias al control lechero, los datos de recuento de células somáticas (RCS) están a disposición de la mayoría de ganaderos españoles. La relación de los datos de recuento de células somáticas de cada vaca individual en una explotación resulta en unos índices que, bien interpretados, pueden indicarnos la situación de mamitis de dicha explotación. (Según RAE, índice es una expresión numérica de la relación entre dos cantidades).

Una vez obtenidos estos índices de mamitis, ya podemos conocer un poco cual es la situación de la explotación y podremos establecer objetivos de mejora. Además, el análisis de estos mismos índices, proporcionan una guía excelente para informar a los productores y veterinarios sobre las medidas de control requeridas, además que permiten monitorizar la evolución de la mamitis y tomar importantes decisiones de manejo en la explotación (qué vacas tratar, cuándo hacerlo, rutinas de ordeño…) lo que resultará de gran ayuda para establecer un plan de acción para la mejora de la calidad de leche.

Más aún, los datos de RCS nos permiten realizar el seguimiento y evaluación de las medidas implementadas y así, adaptar los programas de control en función de los resultados obtenidos.