Autor: 
Luis Miguel Jiménez

La mayoría de los productos están formulados para curar y prevenir infecciones causadas por cocos grampositivos. La mayoría de los productos no persisten durante mucho tiempo y dejan la ubre desprotegida durante el preparto. El uso de penetamatos y cefalosporinas se ha mostrado eficaz para reducir las nuevas infecciones causadas por patógenos ambientales, así como para reducir la incidencia de mastitis clínica después del parto. Se seleccionaron vacas de 10 rebaños con un recuento de células somáticas de <230.000 células/ml., a los que se les aplicó dos tipos de terapia de vaca seca. Unas se secaron con penetamato iohidrato y framicetina (grupo A) y otras con cloxacilina benzatina (grupo B). Se comprobó la incidencia de las mastitis clínicas en los primeros 100 días de lactación de 881 vacas (443 del grupo A y 438 del grupo B). Se observó un 50% menos de mastitis clínicas causadas por coliformes en el grupo A que en el grupo B. Además, también hubo menos mastitis clínicas causadas por Streptococcus uberis (Bradley y Green, 2001).

incidencia secado.PNG

En estos últimos años se han hecho investigaciones en el Reino Unido (Bradley et al.) en las que se han estudiado tres tratamientos distintos de terapia de la vaca seca en explotaciones lecheras comerciales con bajos recuentos de células somáticas en el sureste de Inglaterra. Se incluyeron 489 vacas en el estudio y recibieron los tres tipos de tratamiento (cefquinoma, cloxacilina y combinación cefquinoma más un sellador interno). Se tomaron muestras de todos los cuarterones en el secado y a la semana del parto.
En los primeros 100 días de lactación se vieron casos de mastitis clínica. 
No se observaron diferencias significativas entre los tres grupos de tratamiento en lo referente a la tasa de curación de infecciones intramamarias causadas por los principales patógenos. Lo más relevante fue que tras el parto los cuarterones del tratamiento combinado y del tratamiento con cefquinoma tenían mayor probabilidad de permanecer
sanos o libres de los principales patógenos o patógenos ambientales que los cuarterones tratados con cloxacilina. Además, el grupo tratado con cloxacilina tenía aproximadamente el doble de probabilidades de desarrollar mastitis clínica que el grupo tratado con cefquinoma y el tratado con la terapia combinada. Estos dos tratamientos se comportaron de la misma manera con respecto a la aparición de mastitis clínica.