Autor: 
Juan Echeverría y Manuel Cerviño

Una mastitis es en esencia una respuesta inflamatoria que se inicia como consecuencia de la acción de un agente patógeno, o de sus toxinas, tras invadir la glándula mamaria a través del canal del pezón (Bramley et al., 1996). La bacteria o sus componentes interactúan con el epi- telio mamario generando lesiones y desencadenando el proceso inflamatorio. Además, los agentes patógenos también interaccionan con las células presentes en la leche, especialmente con los macrófagos. Fruto de esta interacción, se genera la síntesis de numerosos mediadores de la inflamación, que forman parte de la patogenia del proceso (Gallin et al., 1992; Zerconni y Smith, 2000).

La mastitis es una infección en la que las bac- terias entran por el canal del pezón e infectan la ubre. Solo en la mastitis por Mycoplasma bovis el agente ingresa en la ubre por vía sistémica.

 

Invasión de la ubre

El pezón en sí constituye la primera línea de defensa contra la penetración de bacterias dentro de la ubre. Normalmente, el esfínter cierra el canal del pezón fuertemente cuando la vaca no es ordeñada.

La invasión del pezón se presenta general- mente durante el ordeño. Los organismos presentes en la leche o en la punta del pezón son impulsados dentro del canal del pezón y de la cisterna cuando existe una entrada indeseable de aire en la unidad de ordeño (desprendimiento o pérdidas de la unidad o remoción de la pezonera sin haber cerrado antes el vacío) (http:// www.agrobit.com/agrocomunidad.asp).

Tras el ordeño, el canal del pezón permanece dilatado durante una o dos horas e, incluso, puede permanecer parcial o permanentemente abierto si ha sido dañado. Los organismos del ambiente (materia fecal, cama, etc.) o aquellos que se encuentran presentes en lesiones de la piel de la punta del pezón, pueden invadirlo fácilmente y abrir total o parcialmente el canal.

La infección de la ubre se presenta cuando las bacterias atraviesan el canal del pezón y se multiplican dentro del cuarto.

Los microorganismos pueden introducirse por distintas vías (Philpot y Nickerson, 2001):

  • Entre ordeños las bacterias pueden avanzar por el canal del pezón por multiplicación.
  • Pueden ingresar por la presión física ejercida sobre la punta del pezón cuando se mueve la vaca.
  • Durante el ordeño mecánico pueden ser impulsados hacia el canal del pezón o desde el mismo hacía el interior de la cisterna del pezón por los impactos que causan las fluctua- ciones de vacío contra el orificio del pezón.
  • Durante la aplicación de un antibiótico pue- den ser empujados físicamente a través del pezón por la inserción completa de la cánula.

 

invasion ubre.PNG

 

Establecimiento de la infección

 

Las bacterias pueden adherirse a los epitelios o bien multiplicarse rápidamente en los cuartos. Los leucocitos actúan inmediatamente y pueden eliminar la infección, lo que impide que se produzca la mastitis. Si hay bacterias que superan esa barrera, se ubican en los tejidos que recubren el pezón y las cisternas glandulares y en los conductos grandes. Posteriormente  penetran en los conductos más delgados y en las áreas de  producción de leche de la zona baja afectada, alcanzando así los alvéolos.

Las bacterias liberan toxinas, causan la destrucción de las células productoras de leche y provocan inflamación. El sistema inmunitario libera leucocitos y aparecen fluidos para diluir las toxinas, produciéndose una inflamación local.